PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

x fechas

Por fecha


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

x orden alfabetico

Por orden alfabetico


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

Enlaces

NUEVAS TECNOLOGIAS

*

ENLACES


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

+VISTAS

+ vistas


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

seguir por correo electronico


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

varios

Contador Gratis
html clock for websites contador de usuarios online

Las personas NO ESTUPIDAS subestiman siempre el potencial nocivo de las personas ESTUPIDAS .

Los NO ESTUPIDOS, en especial, olvidan constantemente que en cualquier momento, lugar y circunstancia, tratar y/o asociarse con individuos estupidos se manifiesta infaliblemente como un costosisimo error. Cuarta de las 5 leyes de la estupidez Humana:(Carlo M. Cipolla )
Quinta de las 5 leyes de la estupidez Humana: Las persona estupida es el tipo de persona mas peligrosa que existe. - El corolario de la ley dice asi : El estupido es mas peligroso que el bandido. (Carlo M. Cipolla )


PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

Sea valiente y responda a esta pregunta: ¿cuánto pagaría por descargarse una película?



Piratear, lo que se dice piratear, lo hacíamos todos desde hace tiempo.

Cuando se inventaron instrumentos de reproducción, se comenzaron a piratear las cosas. En los setenta, cuando se inventaron los radiocassettes, la gente joven copiaba música y la pirateaba sin tener conciencia de ello. Hoy lo siguen haciendo con otros medios: bajándose música de internet.

Antiguamente, gracias a los copistas, los amanuenses y a los escribanos tenemos los fragmentos de la filosofía griega, del antiguo y nuevo Testamento, de novelas, escritos y trozos de la historia antigua.

Ejemplares del Quijote circulaban por España y América sin que el editor original se llevase un duro. Y todavía lo siguen haciendo. Leí una historia muy divertida de un escritor peruano que hace poco compró en un mercadillo callejero su propia obra pirateada antes de que el impresor oficial sacara el primer ejemplar. En Perú, piratear libros de famosos es el deporte nacional.

De modo que estamos ante una costumbre muy antigua: la piratería.

El problema de ahora es que los medios permiten el saqueo en gran escala: antes, tardabas un montón en copiar en cinta un vinilo. Ahora te descargas cientos de canciones en un momento. Películas. Libros. De todo lo que pueda ser reproducible. Hasta videojuegos.

Y así es cuando llegamos a la pelea final: porque es una pelea. De este lado, a los internautas que quieren seguir obteniendo todo gratis. Y del otro, a los que han creado esas obras y desean obtener algo de dinero por sus creaciones.

Ambos grupos tienen algo en común: el dinero. Los internautas no quieren pagar por casi nada, ya que así les sobra algo para unas copas en los fines de semana; y los creadores quieren que les paguen porque así pueden irse de copas en los fines de semana.

Y ahora viene lo bueno. Muchos de los implicados en esta guerra no quieren pisar los callos de los internautas porque representan votos, representan a la juventud, representan a la opinión de los jóvenes, representan a la movida, la alegría, la marcha, lo guay y lo moderno. Y es muy feo ponerse en su contra y pasar por viejo, carca, amante de las prohibiciones, cerrajero de webs y personaje siniestro del sistema. Hace poco, mi hijo me comentó: “Papi, la gente joven pasa de la política: solo quieren ver pelis en seriesyonquis.com, tomarse unas copas y hablar de fútbol“. Con razón o sin ella, esas personas crean opinión en las redes.

Esa misma gente quiere que todo sea gratis. O casi. Yo también quería eso cuando era joven y no tenía un duro: transportes gratis, copas gratis, cines gratis… ¿Por qué? Porque es gratis, caray. Ya me hubiese gustado en mi tiempo tener vinilos gratis. Pero tener una colección medianamente decente era muy caro.

Pero está pasando algo: esos mismos internautas están comprando música en iTunes por un dólar la canción, están comprando Apps para sus móviles (desde medio euro hasta muchos euros), y compran videojuegos de segunda mano por una razón: porque son baratos. ¿A partir de qué precio les parece caro? No lo sé pero es fácil averiguarlo. Coja su producto, cuélguelo de la red y empiece a subirlo de precio, desde medio euro hasta lo que se le ocurra. Llegará un momento en que no venderá nada. Ese es el precio máximo que está dispuesto a pagar el pueblo.

Hoy día, se puede comprar libros por internet y la gente lo hace en EEUU porque valen menos de 10 dólares. En España, los libros recién salidos valen mucho. Hace poco publiqué en este blog que el último libro de Ken Follet pesa un kilo y medio y vale casi 25 euros. Pero si lo quieres comprar legalmente por internet, todavía es caro: 17 euros. Más que en Amazon (la versión para Kindle  cuesta 13,79 dólares, es decir, menos de 10 euros). Lo siento, amigos: aquí cuesta demasiado.

Solo los de autores desconocidos se pueden encontrar a precios muy bajos en bubok o Lulu. Pero se venden. Mientras el precio sea competitivo, se vende.

Esa es la cuestión. Igual que ha cambiado el modelo de negocio de los periódicos (de papel a internet, y por cierto, hay webs que son gratis total y otras de pago), también ha cambiado el modelo de lamúsica, de los libros y de las películas. Es así. Ahora el mercado es mundial. Tenemos a miles de millones de personas a nuestra disposición porque el progreso significa tener adsl, internet y un ordenador. O un móvil. ¿Qué prefieres? Vender cien libros a 25 euros. O vender 1.000 a 5 euros.  Con la segunda opción ingresarás el doble.

Pedro Pérez, presidente de la Federación de Productores (Fapae) afirma en una entrevista publicada hoy en lainformacion que una de las salidas podría ser estrenar una película en las salas e internet al mismo tiempo, con unos precios razonables.

La piratería seguirá existiendo, y seguirá siendo perseguida. Pero el día en que la industria piense que bajando los precios, aumenta el volumen de ventas, entonces habremos entrado de verdad en la era de internet, o del comercio on line.

Mucha gente está abonada a canales de pago para ver películas buenas que se estrenaron hace poco.
Y ahora la pregunta: ¿Cuánto estarías dispuesto a pagar por una película que se pudiera descargar de internet con total calidad y de forma legal?


Sea valiente y responda a esta pregunta: ¿cuánto pagaría por descargarse una película?